CORPAC con “turbulencia” financiera

A un año de accidente de TAME se desconoce informe y situación económica de terminal aérea es crítica.

“La CORPAC no podrá hacer mayor cosa este año y unicamente subsistirá en el mejor de los casos, para pagar sueldos y gastos corrientes”, indicó ayer Cristian Zamora, concejal y miembro del directorio sobre la situación de la Corporación Aeroportuaria (CORPAC). Esto según la última documentación que recibió para la aprobación del presupuesto del 2017 y el conocimiento de la reforma del 2016.

El edil explicó que el presupuesto del 2016 fue de aproximadamente 7,5 millones de dólares, mientras que este año el presupuesto es de 3.4 millones de dólares. “Hay una clara disminución”.

Los gastos corrientes de este año (remuneraciones, indemnizaciones, traslados, pasajes, viáticos, mantenimiento, seguros, entre otros) suman 3,2 millones de dólares. Esto significa que en el mejor de los casos la CORPAC va a “subsistir”, pues solo tendrá para pagar gastos corrientes y temas administrativos.

En materia de inversión, el año anterior el presupuesto contemplaba un financiamiento para proyectos de 3,5 millones de dólares y ahora la cifra es de 400.000 dólares. Por esto “en inversión no habrá nada, cuando la terminal aérea requiere esto para avanzar”. No se podrá hacer cualquier mantenimiento mínimo que se necesite porque no habrá recursos, advierte Zamora.

Gestión

Diego Andrade, quien fue director de la CORPAC desde septiembre del 2010 hasta mayo del 2012, comentó que cuando asumió el cargo habían deudas pendientes, parte de la construcción del aeropuerto que lograron cancelar.

Esto se pagó reduciendo al máximo los gastos corrientes que permitieron precancelar una deuda de 180.000 dólares con Austrobanco, se adquirió entre 14 terrenos y viviendas que estaban dentro de la pista que se compraron con dinero del aeropuerto. La inversión fue de aproximadamente medio millón de dólares.

El directorio resolvió que se guarde un 5 % del presupuesto en una cuenta para futuros recapeos de la pista de la terminal aérea. “Cuando salí recuerdo que había cerca de medio millón de dólares en esta cuenta… Esto debía acumularse año tras año…”.

Se hicieron, además, modificaciones al edificio para crear nuevos espacios de comercialización, arreglos en la plataforma, “no en la pista”, de estacionamiento de las naves, se instalaron circuitos cerrados de televisión, etc. “Todo esto gracias a la reducción de los gastos corrientes”.

El exdirector recordó que uno de los problemas que afectó al aeropuerto fue la eliminación del subsidio al combustible.

Esta es una de las causas para que se reduzca el número de vuelos y las frecuencias hacia Cuenca, ya que no es rentable. “Antes lo que atraía a las aerolíneas viajar a Cuenca era tanquear sus aviones con el combustible subsidiado…”.
A decir de Andrade, se debe revisar la disposición del Directorio de que se ahorre la disposición del 5 % del presupuesto de la CORPAC y se mantenga en una cuenta bancaria, para contar con fondos para el recapeo de la pista.

Deficiencia

Para Marco Ávila, concejal y exdirector de la corporación de septiembre del 2009 a septiembre del 2010, la actual gestión de la CORPAC es preocupante. Desde el ámbito gerencial, dice, no hay una visión empresarial.

Se han reducido ingresos en todos los sentidos, tanto desde la operación como de los ingresos comerciales. Ha existido falta de gestión en la posibilidad de generar nuevas rutas y que nuevas aerolíneas estén en Cuenca. Incluso se ha dejado de tener representación internacional, sostuvo Ávila, ya que antes el aeropuerto fue miembro del buró de la Asociación Latinoamericana de Aeropuertos y “hoy en día no tiene presencia”.

La parte económica es preocupante porque se está cerca de tener una operación deficitaria, luego de que se reestructuró el cronograma orgánico funcional.

Según el edil, se crearon nuevas direcciones, se subieron los sueldos y en contraste con esto se han reducido los ingresos. Tecnológicamente el aeropuerto no ha avanzado en nada y ha habido un deficiente manejo gerencial. (PVI)-(I)

A UN AÑO DEL ACCIDENTE

El 28 de abril del 2016, un avión de la aerolínea TAME que venía desde Quito con 93 personas a bordo perdió pista mientras aterrizaba en el aeropuerto Mariscal La Mar. El incidente se reportó cerca de las 07:50.

Al hacer contacto con la pista, la aeronave no se detuvo y avanzó hasta el final de la plataforma denominada cabecera sur, que limita con las calles Nuñez de Bonilla y Sebastián de Benalcázar.

A un año del incidente, todavía no se conoce el informe de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC).

Cristian Zamora, concejal, recordó que hubo el compromiso de la DGAC de que se daría el resultado “lo más pronto posible” y hasta la fecha no hay nada.

Zamora dijo que solicitó al gerente general de TAME EP, que al ser una empresa que maneja información pública, se entregue la copia simple de los contratos de seguros. “Eso me fue negado por oficio indicando de que se trata de información estratégica para la empresa. Obviamente violando la ley porque en la función pública no hay información reservada, salvo que el Estado la declare como tal…”.

El objetivo de Zamora era conocer las condiciones del contrato de seguro para evacuar escenarios probables. Uno de ellos que fue un error de los pilotos en el momento del aterrizaje. Sin embargo, no se ha dado a conocer nada. (PVI)-(I)

MÁS DETALLES

– Este Diario intentó reiteradamente entrevistar a Juan Fernández, director de la CORPAC, para conocer la situación de la entidad. Sin embargo, no se recibió una respuesta del funcionario.

– Diego Andrade sugirió que se revise el presupuesto del aeropuerto, pues de lo que conoce, los gastos corrientes se han incrementado y eso genera que las tasas no sean suficientes para mantener a la terminal.

– Cristian Zamora, concejal, dijo que la CORPAC necesitará un crédito o una inyección de recursos de la Municipalidad si quiere invertir en seguridad o cualquier otro aspecto para mejorar la terminal aérea.

Fuente: http://www.elmercurio.com.ec