Hidroeléctrica Minas-San Francisco tiene un avance del 95,8 %

Con 2.000 trabajadores, el proyecto Hidroeléctrico Minas-San Francisco se encuentra en la fase de acabados, tanto en la presa como en la casa de máquinas. En agosto se prevé que inicien con las pruebas de funcionamiento de las turbinas con el agua embalsada, previo a la entrega oficial de la obra.

Este proyecto se construye en el kilómetro 92 de la vía Cuenca-Pasaje, cantón Pucará, en el límite de las provincias de Azuay y El Oro, con una inversión por parte del Gobierno Nacional de 500 millones de dólares.

La hidroeléctrica generará 275 megavatios de potencia y alrededor 1.300 gigavatio-hora al año. El embalse tiene una capacidad de almacenamiento de 16 millones de metros cúbicos de agua, que aprovecha los caudales ubicados en la zona de confluencia de los ríos San Francisco y Jubones.

Obra
Oswaldo Barrera, jefe de obras civiles, explicó que el proyecto está ejecutado en un 95,8 por ciento, por lo que tienen programado para finales de agosto hacer el llenado de embalse que tomará una semana, ejercicio que les permitirá evaluar y hacer ajustes.

Agregó que el represamiento de agua empezará cuando se haya desalojado la maquinaria de obtención de hormigón, la vía antigua y las zonas que se encuentran hasta la fecha ocupadas por el campamento chino. Estos espacios luego serán inundados y utilizados para el embalse.


La vía será reemplazada por un puente que entrará en funcionamiento a finales de julio, ubicado a siete metros de altura de la vía antigua, de 65 metros de largo por 10 de ancho, incluidas las aceras.

Pruebas
Las pruebas comprenderán la conducción del agua desde la presa de San Francisco hasta la casa de máquinas ubicada en Uzhcurrumi, en una distancia de 14 kilómetros de largo, según Barrera esta acción probará la presión.
Luego se evaluará los giros de cada una de las tres turbinas, así como los sistemas hidráulicos, mecánicos y eléctricos que tomarán alrededor de tres meses hasta noviembre del presente año.

Detalló que en la casa de máquinas, ubicada en el sector de Gramalote, se desarrollan pruebas de montaje, previo a las verificaciones con el agua represada.

Trabajadores
Barrera indicó que a medida que disminuyen las obras, el número de trabajadores se reducirán, “la cantidad que trabaja en la actualidad es debido a la obra civil”, y una vez entregada pasará a ser operada por la CELEC, con un aproximado de 120 trabajadores.

Bolívar Sanango es el encargado del montaje electromecánico y trabaja desde hace un año con 70 personas en las labores de armado, pruebas y puesta en marca de las turbinas, “hemos avanzado de acuerdo al cronograma. Hasta la fecha tenemos resultados positivos”.

Moradores
Para Noemí Pimbo, habitante de Sarayunga y comerciante del mercado, este proyecto ha permitido que nuevos negocios se abran y que gente del pueblo labore. “Lo que esperamos ahora es que la vía principal también reciba mantenimiento”.
Italo Reyes, propietario de una farmacia y Freddy Berrezueta, comerciante, están a la espera de las obras de compensación que correspondían al mejoramiento vial y obras de readecuación de un parque y del dispensación médico. (XTM) (I)

Fuente: http://www.eltiempo.com.ec